ECOS DEL MUSEO

----VICENTE ESCUDERO----

Solo en vida y en la muerte

¿Qué tienen los mártires que se niegan a escapar de su destino?

¿En qué nivel de la existencia humana se forjan los prohombres?

 

Varias veces lo previnieron: “váyase maestro porque lo van a matar”, “no tengo porque irme,  aquí me tiene el Gobierno  y sólo por órdenes de éste me voy” respondía.  Y la fatalidad llegó la mañana del día 10 de febrero de 1935 en que una turba de facinerosos seudo cristeros lo martirizaron y colgaron con todas las ventajas y agravantes de la ley.  Su delito: ser maestro del gobierno, “comunista” “enemigo de Dios y de la Iglesia” rumoraban sus ejecutores, cuando que se trataba de un hombre católico (comprobado), religioso, culto, preparado, humilde, generoso, sin malicia alguna, que solo cumplía con el sagrado deber de compartir la enseñanza rural a quienes más necesitaban.

 

Unos meses antes de su ejecución, arribó a la Comunidad entonces llamada “Santa Mónica de Viudas”, sin imaginar que ése sería su último destino, que se carne nueva quedaría sembrada en esa tierra para germinar como semilla buena en el nombre del Poblado que perpetuaría su memoria: VICENTE ESCUDERO; y que increíblemente aún algunos se niegan a aceptar, juzgando poca cosa el sacrificio de este joven de 19 años y cayendo así en tácita complicidad de sus asesinos.

 

Solo llegó, solo murió, y solo permanece en el Panteón de la Comunidad.  Solo algunos niños y maestros le llevan flores el día de finados.  “Al maestro Vicente Escudero lo queremos muchos” decían emocionadas unas chiquitinas de la Escuela del lugar.  Pero da la  impresión de todos modos, que el recuerdo de este mártir cada vez más se aleja de la memoria colectiva.  La ingratitud de es la constante en estos tiempos. ¿dónde quedaron aquellos homenajes que por los años 1985-86 organizara entre otros maestros el Profr. EDUARDO NUNGARAY RICO?.

 

Tal vez Vicente Escudero haya perdonado a sus ejecutores …

la historia no.

 

“VICENTE VALIENTE COMO QUISIERA MORIR

PARA VIVIR COMO TÚ HAS MUERTO”

 

                                                                        -Lic. Raúl Rodarte Flores-