Costumbres y Tradiciones del Valle… que se fueron y no volverán.

 

Con verdadera exactitud no preciso si años anteriores estabamos mejor

económicamente hablando, que actualmente, dejo a la consideración de

usted amable lector, para que usted saque sus propias conclusiones, me

concretaré a analizar brevemente las fuentes de vida que había antes

y las que hay actualmente.

         Indiscutiblemente que en el presente, la principal fuente de vida es

el billete verde, cierto que a muchos nadie nos manda, ni estamos

pensionados; pero dice un trillado y viejo refrán: que donde rebanan pan,

migajas quedan, por lo tanto, algo nos toca del derrame de dólares.

         Algunas personas se dedican a la construcción de block y ladrillo,

muy pocas se benefician con esto. De los aserraderos, donde aproximadamente

cincuenta familias se mantienen trabajando ahí. La ganadería desgraciadamente

se ha venido abajo, la causa, la falta de  lluvias, poco pasto y en ocasiones

hasta acarreandoles el vital líquido, porque no hay los ojos de agua que había

antes. Por lo tanto, ya no es el principal renglón que en años anteriores ocupaba;

aparte que tambien los gobiernos centrales traén carne de otros países, haciendo

mas crítica esta situación; dicen muchos ganaderos que quieren acabar con sus

animales.

          La agricultura que hay actualmente, renglón muerto.

          Renglón que tenemos actualmente son los empleados de la Presidencia

Municipal; alguien me dijo que por todos son sercas de doscientas personas

que se mantienen. Pero bueno, éstas familias al parecer son muy privilegiadas

e intocables, inamovibles, algo así como la  Sagrada Familia.

          En el ramo de la construcción, de vez en cuando alguien mueve alguna

finca, y algunas familias se benefician, pero esto de cuando en cuando.

          Los filarmónicos tambien son algunos que de ahí se mantienen. Algunas

empleadas en los distintos negocios y tambien se ayudan en algo.

          En las comunidades del municipio, por lo que se  ve, nada de nada,

quedándose solos completamente. En algunos, hasta el ochenta por ciento de la

gente se ha salido por hambre y necesidad, sufriendo fuera de su tierra humillaciones,

vejaciones, violaciones, maltratos y en ocasiones hasta la muerte; pero ni modo,

quizás usted o yo tengamos la culpa pero directamente el Gobierno es el responsable

de esta estampida que se está provocando, pero esto merece capítulo aparte para

buscar deveras el responsable de ésta desgracia.

         Ahora vamos a analizar las fuentes de vida que antes teníamos. Comenzaré

por las fraguas o herrerías que eran verdaderas fuentes de vida en aquellos tiempos;

pues se fabricaban hachas, cuchillos, azuelas, rejas para los arados, tornillos de distintas

medidas, clavos, rozaderas, talaches-hachas, talaches-pico, barras, azadones, chapas

para las puertas, eslabones para hacer lumbre, alcayatas, enrejados para las puertas,

barandales, escuadras para amacizar las puertas, destorcedores, machetes, gorguces,

coas, agarraderas para las puertas, goznes en lugar de bisagras, infinidad de cosas se hacían

en estos lugares, todo lo que quería se lo fabricaban. Para fabricar todas estas cosas,

se utilizaban chimeneas donde se ponía carbón especial para calentar el fierro y

poderlo moldear, utilizaban ventiladores, otros tenían fuello, otros tenían unos aparatos

que les decían barquín, estos los utilizaban para que lanzaran el aire a cierta dirección,

con esto atizaban la lumbre, de ahí para moldear sacaban el fierro calentísimo con

tenazas especiales y lo embrocaban en las famosas cochinas, de ahí el maestro

dirigía por medio de un martillo donde debía ser el golpe que asestaban con exactitud

los oficiales o ayudantes que por lo regular eran tres.

          Aproximadamente había veinte personas que tenían estas fuentes de vida,

ocupaban a sus familias, más gente que les ayudaban, calculo que aproximadamente

cien familias se beneficiaban.

          Otra fuente de vida que teníamos antes era la siembra de hortaliza, donde es

hoy la Colonia Zapata, era un terreno de aproximádamente quince hectareas, donde se

cultivaba: zanahoria, ejotes, calabacita, maíz, repollo, alfalfa, tomate, etc, de pedacito

cada persona, pero se mantenían nomás de ahí alrededor de treinta personas; esta

huerta se regaba del agua que provenía de las presas de Agua Fria de Abajo y de

Atotonilco, por un canal que venía por la orilla del Arroyo de Atotonilco, y todo el

remaniente llegaba al tanque de esta huerta. Por todo este canal, había infinidad de huertitas,

que tambien sembraban hortalizas y había árboles frutales como: manzanos, membrillos y

duraznos.

         Otra fuente de vida que también se acabó por completo fueron los telares que había

en el Ranchito que precisamente así se le decía Ranchito de los Obrajeros; todo ese gran

barrio de eso se mantenían. Del Arroyo del Jaral al otro Arroyo de los Roldanes, en cada

casa había un telar, donde se ocupaban bastantes oficiales, el más grande era el del señor

D. Maurilio de la O. pues el solo les daba trabajo a quince personas, y seguían los señores

Martínez, los señores Castañeda y algunas otras personas que escapan a mi memoria. Ahí

se hacían cobijas, zarapes, gabanes, chalecos, cordones para las trenzas; todo esto se vendía

aquí en el pueblo, Huejuquilla, Mezquitic y poblados aledaños. Según cálculos muy

conservadores más o menos eran cien familias que se mantenían de este oficio.

         Otra fuente de vida eran las sastrerías, pues en aquel tiempo las tiendas no vendían

nada hecho, todo se mandaba hacer y tenía uno que mandar hacer sus prendas con bastante

tiempo, pues estaban saturados; aproximádamente diez sastrerías había y que ocupaban al

menos cinco personas cada una de ellas.

         Había una fábrica de fideo y tallarín, en este renglón si había muy poca gente trabajando,

pero al fin fuente de trabajo.

         También en aquellos tiempos una gran fuente de vida que teníamos era que en cada una

de nuestras casas teníamos vacas para la ordeña, cientos de vacas salían a pastear en los campos

pues todo estaba libre, se producía leche, jocoque, queso chico y grande; esto si que era una

gran fuente de vida, también teníamos cochinos y gallinas.

         De los ranchos la gente trayendo sus productos como eran: gallinas, pollos, huevo, y

mucha gente aquí acaparando todos esos productos y esto ni se puede calcular cuantas gentes

se beneficiaban con esto, porque unos producían y otros les compraban sus productos.

         Otra fuente de vida eran los leñadores, pues no había gas doméstico como el de ahora,

cantidad de gente vendiendo leña, carbón, ocote y estos eran bastantes

         Años anteriores también mucha gente se mantenía en la construcción de casas, antes se

hacían de adobes y también ladrillos. También había carpinterías y ocupaban muchísima

gente, pues no estaban tan desarrollados los utensilios como los de ahora, así es que se hacía

con pura gente. Es cierto que antes no había aserraderos, pero siempre se ha consumido la

madera, nada mas que en aquel tiempo en puros animales se acarreaba la madera.

         Debo de aclarar, que estoy hablando de cuando aquí en el pueblo solo éramos dos mil

gentes, por lo tanto, era menos gente y menos empleos.

         Muy poca gente emigraba a los Estados Unidos, una que otra persona iba para allá, en

el año de mil nueve cientos cuarenta y cuatro empezaron las contrataciones para ir a los

Estados Unidos, y de ahí para el real mucha gente a tratar de irse en una forma ilegal, con

esto comenzó la gran pesadilla para todos nosotros, porque recuérdese que casi el cien por

ciento todos tenemos familiares que se van en una forma o en otra, pero se van a la aventura,

arriesgándose a tantos peligros que los acecha, recibiendo maltratos, vejaciones, y en ocasiones

hasta encontrar la muerte.

         Una pequeña reflexión: Si usted analiza antes había más fuentes de trabajo, pequeñas

empresas, pero al fin al cabo la gente tenía donde sacar un poco de dinero,