El caso de Bernalejo de la Sierra:

En virtud de que este caso, hoy febrero del 2003, continúa estancado dejando en la indefinición y en la zozobra a los habitantes de Bernalejo, nos manifestamos de nuevo en este espacio, para pedir una decisión política que permita construir la paz y conjurar la violencia, por lo cuál invitamos a todas las organizaciones civiles y sociales a realizar un seguimiento del caso y a manifestar su posición con respecto a una solución justa para este problema.


BERNALEJO DE LA SIERRA, CONSTRUIR LA PAZ, CONJURAR LA VIOLENCIA

Resumiremos de manera muy breve el conflicto:

Un Decreto presidencial expropiatorio, firmado por el Dr. Ernesto Zedillo, publicado en el Diario Oficial el 25 de junio de 1997, (Hace casi cuatro años) pretendiendo hacer un acto de justicia a la comunidad Santa María de Ocotán y Xoconostle, Municipio de Mezquitic Durango, comunidad tepehuan que posee 331, mil 336 -29-21 hectáreas, les restituyó una franja de tierras que de acuerdo con diversas versiones, estaba comprendida en los limites del territorio que les pertenecía históricamente en la época de la colonia, y que por diversas razones, fueron viendo reducirse en su extensión, franja que se encuentra en los límites entre Durango y Zacatecas, y que se convirtió también -por lo mismo- en un conflicto de límites entre Estados.

Entre las tierras afectadas por el decreto expropiatorio, se encuentran las del ejido de Bernalejo de la Sierra.

Este ejido, ubicado en el Municipio de Valparaíso, Zacatecas, está situado en una de las vertientes del macizo montañoso de la sierra madre occidental, al suroeste de Zacatecas, dentro de la zona donde confluyen Jalisco, Durango, Nayarit; fue dotado de tierras mediante otro decreto presidencial (mismo que fue invalidado por el nuevo) publicado en 1956, que entregaba legalmente a 64 ejidatarios de Bernalejo, 5 456 hectáreas; el decreto expropiatorio de 1997, quitaría entre otras, esa fracción de tierra a los ejidatarios para entregárselas a los tepehuanes.

Como los ejidatarios interpusieron un amparo, el cual se encuentra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, (SCJN) para que determine el juez competente que conocerá el asunto, el conflicto se encuentra en una especie de impasse, cuya génesis, evolución y desenlace nos preocupa; en general el caso muestra en toda su complejidad, y través de una situación particular, concreta, un problema social y político. Por ello nos atrevimos a presentar de nuevo, estas reflexiones.

El territorio del ejido, cubierto en gran parte por bosques de pino y encino, son tierras con vocación para el manejo y la explotación forestal, y un reducido porcentaje, para la ganadería y la agricultura (aún de temporal), donde también es notoria la gran abundancia de arroyos y manantiales, en su mayoría intermitentes -de acuerdo con los periodos de lluvias-, que abastecen a la población humana, flora y fauna de la región. A pesar de esa riqueza en recursos naturales, los habitantes de Bernalejo viven en su mayoría en condiciones de pobreza, debido al abandono político, económico, social en que se han encontrado históricamente, el recurso a la migración es parte de las estrategias de sobreviviencia de toda la región, y se encuentran ahora oscilando entre la parálisis provocada por el miedo, la desesperanza, y la decisión de continuar defendiendo su derecho a vivir en esas tierras que les han costado sudor y sangre, a las que esta ligada su vida entera, su historia, su identidad cultural.

El ejido cuenta con dos comunidades Bernalejo, y Pajaritos, en ambas sus habitantes se encuentran viviendo en condiciones muy difíciles dado que se les impide explotar la madera, uno de los recursos más importantes con que cuentan (a pesar de que se continúa talando los arboles por personas ajenas a la comunidad), han sufrido robo continuo de ganado con las perdidas consiguientes para el patrimonio familiar, una parte de la población se ha visto obligada a migrar, por la miseria y el temor en que viven (nos fueron reportadas varias muertes por violencia ligadas de manera indirecta al conflicto).

A nosotros, nos preocupa la forma en que se tomó tal decisión, sin consultar a los ejidatarios, quienes se enteraron por televisión en un pueblo vecino, de que había sido firmado un acuerdo en la misma dirección del decreto expropiatorio por los gobernadores de Durango y Zacatecas del sexenio próximo pasado, (Lic. Arturo Romo Gutierrez, y Maximiliano Silerio Esparza, con la participación del ex-comisariado ejidal, sin permitirles considerar otras alternativas; así, sin previo aviso se encontraron ante la posibilidad de ser arrojados de sus tierras, de sus casas, huertos, parcelas, agostaderos, en suma de su territorio "ese lugar de meditación entre el hombre y su cultura". Apenas es posible describir la violencia no sólo simbólica, que a través de las entrevistas individuales y colectivas, los habitantes de Bernalejo, nos relataron que han experimentado, al correr el riesgo de ser desposeídos de lo mas valioso para ellos, su tierra.

A pesar de que pueda estar sustentada legalmente, la decisión de expropiación de ejidos es facultad del Presidente, pero sólo en casos de utilidad pública; aquí por el contrario 50 familias de ejidatarios de Bernalejo afectadas directamente, se representan esta decisión literalmente como ser "arrojados al abismo": se les ofrece una indemnización de $ 75 mil pesos por ejidatario, cuando cálculos por debajo del valor real, fijan dicha cantidad en 7 millones de pesos, es decir, 100 veces más de lo que se les quiere pagar, "somos pobres y no tenemos para irnos nada, entonces para donde irnos para sufrir más que aquí, paso noches sin dormir, ratos sin comer, sabe si llegase esa hora para donde vamos ganar; para el rico es más fácil pero para el pobre.." (opinión de una mujer ejidataria de Bernalejo).

En cuanto al reacomodo en otras tierras, se ha manejado moverlos de ahí, para ubicarlos a pocos kilómetros de sus tierras en un lugar también en conflicto, o en el semidesierto, terrenos de una calidad que esta lejos de igualar a la de las tierras que temen perder, "dónde va a competir lo que nos den con estas tierras, aquí es muy bonito, usted puede beber en una jicarita el agua de tantos manantiales, muy bonito". (opinión de un ejidatario de Bernalejo).

La tensión en la región derivada del conflicto, es muy grande, basta leer los reportajes de la prensa (véase el Sol de Zacatecas e Imagen) para darse cuenta del peligro de que se desate una ola de violencia.

Un efecto perverso del decreto, es que puede provocar un incremento de los conflictos entre ambas partes, en la región, al alentar el enfrentamiento en lugar del reconocimiento del otro; puede generar líneas de fractura y enconamiento entre las partes en conflicto, que abren la posibilidad de explosiones violentas, cuando lo más importante era defender los derechos humanos, sociales y culturales, de esos dos sectores, tepehuanes y ejidatarios, marginados de la sociedad mexicana, tratando de generar una política que permitiera la unidad en la diversidad, propia de una región en que conviven desde hace siglos las culturas originarias y las tradiciones social históricas propias de la cultura ranchera, injertadas en un organismo ejidal. Empezando para diseñar tales políticas, por comprender mejor ese rico mosaico formado por la coexistencia de razas, culturas, lenguas, confluencia de Coras, Huicholes, Tepehuanes y Ejidatarios mestizos.

Pensamos que es posible anular el decreto presidencial, tarea en este caso del Presidente Vicente Fox, estudiando seriamente la situación y las razones que esgrimen los ejidatarios de Bernalejo, y tratamos de comprometemos a realizar aportaciones para encontrar una solución que permita respetar los derechos humanos, sociales y culturales de las dos partes.

Son sociedades de frontera, pero precisamente por ello se deben reclamar negociaciones para lograr un acuerdo pacifico, sin atropellar los derechos humanos de un grupo privilegiando los de otro. Nos sentimos en la obligación de reclamar condiciones de seguridad en la región que eviten salidas violentas, con la supervisión de fuerzas de seguridad, reducidas en número pero efectivas para cumplir funciones de garantes de la paz, que se comprometan con el respeto de los derechos humanos, y no se conviertan en un factor más de inestabilidad social, y también de reclamar por la ayuda económica y el desarrollo social de las comunidades.


Bernalejo de la Sierra, así llamado en honor de Heraclio Bernal, que se refugiaba en esa región donde actualmente se encuentra el ejido, también santuario cristero, esta al borde de la extinción, por un decreto injusto, su rectificación permitirá a los habitantes de Bernalejo, caminar juntos, huicholes, coras, tepehuanes, mexicaneros, mestizos; católicos, protestantes, religiones indígenas, agnósticos, articulando una posición común de rechazo frente al sufrimiento humano cuando es producto de una acción injusta. Debemos aceptar las diferencias y trabajar a fin de lograr avances en la comprensión y la tolerancia en esa región. Invitamos a toda la comunidad local, regional, nacional e internacional, a brindar su apoyo para que los habitantes de Bernalejo reciban la solidaridad y el apoyo que merece todo aquel cuyos derechos son atropellados de forma tan injusta.



ESTRATEGIA PARA LA DEFENSA DE LOS HABITANTES DE BERNALEJO DE LA SIERRA.

El objetivo es la solución pacifica a través de la negociación , para que se respete el derecho de los habitantes del ejido de Bernalejo de la Sierra, a defender su identidad cultural, enraizada en su territorio. Una comunidad con cultura ranchera-ejidal que recoge las tradiciones centenarias de los habitantes del valle del Valparaiso, una comunidad en peligro de extinción por diversas razones entre ellas, las mas importantes son la pobreza, y sobre todo, un decreto expropiatorio injusto, por eso nuestra invitación a apoyarlos para intentar implementar en esa micro-región un modelo de desarrollo comunitario centrado en la protección de la biodiversidad de uno de los rincones ecológica y socialmente más ricos del Estado de Zacatecas, impulsando la convivencia pacifica y promoviendo una política intercultural que permita reducir los riesgos de un enfrentamiento étnico, disputas promovidas por la venalidad o por la ceguera de lideres carentes de visión, evitando que la intolerancia y la violencia ganen terreno a una solución que requiere inteligencia e imaginación política de todos los actores sociales implicados y/o interpelados por el conflicto.

Al mismo tiempo mostrar a la opinión pública y al nuevo Presidente de la República, que los objetivos de este movimiento en defensa de los habitantes del ejido de Bernalejo son claros y justos, favoreciendo con ello una solución al problema de los ejidatarios de Bernalejo.

Algunos puntos para desarrollar un plan de trabajo.

1.- Información precisa sobre las posiciones de:
a) De los tepehuanes y de los habitantes de Bernalejo
b) Del Gobierno de Durango.
c) Del Gobierno Federal.
d) Del Gobierno de Zacatecas.
d) De otros actores sociales (Iglesia, pequeños propietarios, habitantes de Valparaíso y de Zacatecas, y en general opinión pública tanto nacional como internacional).

2.- Movilización de la opinión pública a favor de la causa de los habitantes de Bernalejo, coadyuvando a la defensa emprendida por el Gobierno de Ricardo Monreal y otros actores sociales.

a) Periódicos locales y nacionales.
b) Radio, televisión e Internet.
c) Para ello se propone constituir una comisión amplia de artistas, intelectuales y personas pertenecientes a las ONGs, organizaciones e instituciones interesadas en participar en la defensa de los derechos sociales y culturales de los ejidatarios de Bernalejo.
d) Convocar en primer lugar a los representantes de las comisiones jurídica, técnica y social (del gobierno del Estado de Zacatecas) que hasta hoy han realizado una labor de análisis del problema acumulando evidencias que permiten sostener una defensa jurídica, política y social de los habitantes de Bernalejo.

e) Movilizando a los propios actores afectados, para que en primera persona sean conocidos por la opinión publica y puedan ser com-padecidas todas las tribulaciones de sus habitantes a raíz de la disputa por la tierra. Y del error cometido por el Presidente Zedillo, quien posiblemente contó con información parcial sobre este ejido y sobre todo respecto a sus habitantes.

- Filmar un video para ser exhibido en televisión de Bernalejo. (I. A.)
- Trayendo a los propios habitantes de Bernalejo para ser entrevistados en radio y televisión.
f) Urgiendo a la Iglesia y a otros actores sociales a definir su posición.
g) Movilizando a la opinión publica de la población zacatecana de EUA, en particular organizando a los propios habitantes de Bernalejo que se encuentran en los Estados Unidos, para que estos a su vez, pidan el apoyo de los clubes de zacatecanos en EUA.

3.- Coadyuvando a que se establezcan mesas de negociación, entre los diversos actores que están involucrados en el conflicto, habitantes de ambas comunidades, y sobre todo Gobiernos Estatales de Zacatecas, Durango, y Gobierno Federal.

-Preparar la presencia de una comisión amplia de habitantes del ejido de Bernalejo de la Sierra, para recibir directamente del Presidente Vicente Fox, la propuesta de solución a su problema agudizado por el propio decreto, se puede aquí enmendar un error a que fue inducido.